viernes, 26 de diciembre de 2008

Los Rieles del Mar; Bahia Drake


x Mario Aguilar (1)


Los Rieles del mar

A los detenidos-desaparecidos que yacen en el mar

Fue en San Antonio que te esperé
Sin saber si tú serías o yo no
Pues solo sabía que algunos rieles serían
De entre todo y nunca más.

En una mañana de vapor y olas
Las gaviotas contemplaron una balsa
Que llevaba los excavadores a proa
Entre ellos un juez y también un poeta.

Y a medida que la bruma se disipaba
Las olas se separaban violentando los moluscos
Y diciendo “vamos a pescar rieles”
Los rieles del pasado y del presente.

Porque entre los abismos fantasmales del mar
El mar como sarcófago y tumba
Se hallaban los rieles del tren
Que ataban los cuerpos de Marta y de Marcela.

Muchos años atrás ellas fueron detenidas
Torturadas y vejadas no en el mar sino que en la tierra
Y sus cuerpos arrojados a ese mar celeste
Con rieles amarrados para que el mar se los tragara.

Y ahora después de treinta años siento el hastío
Y siento la añoranza de los árboles marinos
Cuando el mar se cimbra en sus hierros
Y los rieles transportan la memoria del mar a la montaña.

Rieles del mar como mariscos listeria nos
Y como corazones partidos de la almeja y el huiro
Llevan al juez y al poeta a estremecerse
Pues el caldo del mar trajo la memoria y el pasado.

¡Mar del litoral!
Guardabas secretos de la vida y la muerte
Pero no eres pánico ni hostigamiento
Aunque escupas rieles y botellas
Que contienen el pasado, la historia y la memoria.

Rieles del mar y mar de rieles
Escapen a la memoria y el pasado
Para que podamos saber y oír
Al mar de los rieles y al mar de la memoria.


Bahía Drake

En La Serena con Tamara

Bruma marina acongojada
Piratas ingleses y mujeres
En una bahía milenaria
En que escribí “tú y yo”.

Y ahí donde el ensueño del pasado
Y la añoranza del hogar y patria
De Francis Drake y sus compañeros
Te encontré silbando “Let it be!”.

Olas ruidosas y susurrantes
Caminando en la arena de la sangre
Donde recordé a Marta y Carrizales
Recordé una infancia feliz e interrumpida.

Ahí donde una medusa salió de las olas
Y encantó a la pulga de mar y los peces
Encontré y sentí como hace treinta años
La felicidad del tú y del yo.



(1)Mario Aguilar Benítez,  poeta y escritor chileno.

En su poesía Mario Aguilar ha tratado de experimentar con las características materialistas y estéticas de la historia, la tortura y el amor iniciando un diálogo entre el poeta como actor y el espacio natural y material como interlocutor. Autor de 18 libros sus escritos más recientes se han relacionado con la historia y la memoria de la Villa Grimaldi, hoy Parque por la Paz, lugar de detención y tortura durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Personalmente como editor, celebro con mucha alegría y emoción que Mario esté aquí, en este espacio, como poeta, testigo y protagonista de una época macabra de nuestra historia. Celebro su presencia como un triunfo de la vida sobre la muerte y el horror, como un acto heroico de resistencia y amor, gracias Mario por existir y estar junto a nosotros, nuestras ideas no mueren gracias a seres humanos como tú.

2 comentarios:

Pablo Palma J. dijo...

Hola! Muy buenos textos...

Me gustaría recomendarte un sitio donde puedes publicar textos y escritos como los tuyos, gratuitamente de una forma más interesante.

El texto se publica paginado, con una imagen de portada y en categorías (es muy cómodo para el lector) y te ofrece herramientas de difusión por mail para que lean tus publicaciones conocidos y amigos que invites por mail, solo debes registrarte para publicar.

Si te interesa échale un vistazo


WWW.TEXTALE.COM


Yo dejo mis links en los textos que publico a mis blogs y atraigo lectores.

Espero que te sea útil!

CARMEN LÓPEZ IGLESIAS dijo...

http://ofertopoesiasilacriminalidadmedeja.blogspot.com/2009/02/un-poeta-tan-desparramado-en-blogs-como.html
La entrada a la que hace referencia este enlace, a ti dedicada Y QUE GRITES ALTO VERSO PRISIONERO, COMPAÑERO,
QUE GRITÁSEMOS ALTO TODOS COMO UNA SOLA VOZ A VER SI LAS PRISIONES IBAN POR UNA VEZ NO PARA EL VERSO SINO PARA LOS QUE TRAZAN NUESTRA PRECARIA O INEXISTENTE VIDA, CUANTOS DIRIGEN EL COTARRO A ESCALA DE TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO.